miércoles, 8 de junio de 2011

Sara y la manada


Para todos aquellos que queráis tomaos un instante de respiro en los Aposentos de este hogar, estáis invitados a participar en un extraño viaje a caballo entre la poesía y la obsesión lingüística. No os costará hallar la peculiaridad de esta historieta. ¡Que os sea grata la estancia!


Sara y la manada

Sara saltaba a la zaga,
la falda ajada, alzada a la alta maraña.
La mañana nacaraba la amada Praga,
más allá,
tras la parca, anclada a la malvada algazara.
Nada avanzaba Sara, cansada, acabada,
la cara rasgada a cada rama.
Sangraba la faz, alma sangrada,
¡Abba!”, clamaba, mas nada pasaba.
¿Ya nada la salvara?
Más atrás andaba la manada,
lanzada tras la zagala.
Ladraban, ladraban, ladraban,
acataban la caza,
a Sara la llama apagaban.
Ya la alcanzaban...

Alza Sara la cara para hallar, a nada,
rara cabaña plantada tras vasta bajada,
apartada a la maraña;
casa dada a la acampada.
Halla las nalgas arañadas tras acatar la rampa,
mas para nada para.
Llama a la aldaba.
Nada pasa. Tras Sara ladraban.
¡Abracadabra!”, salta, mas nada.
La manada ya baja,
agazapada, a la grava.
Ya harta, lanza gran patada a la tabla.
La ráfaga manda la aldaba a largas yardas,
la tabla machaca. Sara traspasa las jambas.
Mala atalaya”, baraja.
A la par, alta dama valla la andada.

Alzada a mala gana, tras catar mala manzana,
a Sara la abalanza: “¡Zángana!”, brama.
Ah, maja dama”, halaga Sara.
¿A q’andas, rapaz? ¿Asaltas la casa?
Nada hallarás acá. ¡Larga!
¿Asaltar? Para nada.
¡M’achanta la manada!
¿Manada?” “Allá”, aclara.
¡Malvada!”, blanca la faz, taladra la dama;
¡Larga, mala tártara! La parca arrastras.
La manada ya ataca la cabaña”,
clama Sara, “nada ganarás,
nada gana la tardanza”.
Anda, pasa”, la arrastra;
más carga para la maga”.

¿Maga?” “Apalabrada,
mas maga a la larga”.
¡Alabanza para las hadas!”, canta Sara:
¡Aplaca la manada!
Blanca vara agarra la dama.
A ralas trazadas,
traslada rana a katana para saltar a la batalla.
A nada, la zaragata acaba.
Avanza la maga hasta Sara,
alzada la sangrada katana:
Hazaña acabada. ¡Paga!
Sara adapta la faz al alba:
nada para pagar cargaba.


 Escrito por:
Juan Luis Vera

5 comentarios:

  1. ¡Increíble tío!

    De la posada a los Nobel!

    ResponderEliminar
  2. La próxima con la o... jjaja ,pero que crack...

    ResponderEliminar
  3. tio, no dejes de escribir en el blog, nos has impresionado.

    ResponderEliminar